Skip to main content

Los países de la región oriental de la CEPE pueden desempeñar un papel destacado en el almacenamiento de CO2, según un nuevo informe

cover of publication Energy

Los países de Europa del Este, el Cáucaso y Asia Central albergan un importante potencial de almacenamiento de CO2. Utilizando datos disponibles públicamente, el análisis realizado por expertos en geología identificó por primera vez un potencial de almacenamiento en yacimientos de petróleo superior a 62.000 millones de toneladas (Mt) de CO2, con 56.410 MtCO2 sólo en Rusia, según un informe de las Naciones Unidas publicado hoy.  

Los acuíferos salinos profundos, los yacimientos de petróleo y gas agotados y las vetas de carbón no explotables son medios adecuados para el almacenamiento de CO2. Recientemente, se ha propuesto la posibilidad de almacenar CO2 en el basalto. El informe examinó las dos primeras opciones (acuíferos y yacimientos de petróleo) e identificó 17 yacimientos adecuados en la región. 

En la Federación Rusa, se ha identificado capacidad de almacenamiento en las regiones del Volga, Siberia Occidental y Yamal, con un potencial de almacenamiento combinado de más de 10.000 Mt de CO2 en depósitos de petróleo. También se han identificado sumideros de carbono adecuados más pequeños en Kazajistán, Turkmenistán y Azerbaiyán. 

Las fuentes de CO2 existentes no suelen estar situadas cerca de los lugares de almacenamiento. Para ilustrar este problema, la capacidad total de almacenamiento que se "ajusta" a las fuentes de CO2 se evaluó en sólo 13.000 MtCO2 a través de la recuperación mejorada de petróleo (EOR en inglés) y 1.100 MtCO2 en acuíferos.   

El informe se encargó para apoyar la exploración de estrategias alternativas de descarbonización y para ayudar a los países de la región de la CEPE a desplegar tecnologías de captura, uso y almacenamiento de carbono (CCUS).  

La captura, uso y almacenamiento de carbono describe varios procesos para capturar el CO2 emitido por procesos industriales y la generación de energía fósil, y almacenarlo en el subsuelo o reutilizarlo. En su anterior informe, publicado hace unas semanas, la CEPE hizo hincapié en la urgente necesidad de desplegar tecnologías de CCUS, calificándolas de "clave para lograr la neutralidad del carbono".  

Para los 56 países de la CEPE, llegar a emisiones netas iguales a cero requeriría eliminar 90 giga toneladas (Gt) de emisiones de CO2 en los próximos 30 años.  En la actualidad, las tecnologías de CCUS no están en vías de cumplir su función en la mitigación del cambio climático. En todo el mundo, 19 instalaciones de CCUS en funcionamiento inyectan y almacenan permanentemente unos 40 millones de toneladas (Mt) de CO2 al año. Se necesitaría un aumento masivo para alcanzar el nivel indicado en el Escenario de Desarrollo Sostenible de la AIE, que prevé que miles de instalaciones de CCUS inyecten y almacenen 1,5 giga toneladas (Gt) al año.   

La recuperación mejorada de petróleo como catalizador de la aplicación de la CCUS   

En la actualidad, la EOR se lleva a cabo sólo hasta el punto de inflexión en el que los costes del CO2 superan los ingresos obtenidos por la recuperación de petróleo adicional. Sin embargo, la EOR podría utilizarse a una escala mucho mayor, aumentando el volumen de CO2 inyectado de manera que las emisiones relacionadas con el petróleo adicional producido se compensen parcial o totalmente.   

En Estados Unidos, por ejemplo, por cada barril de petróleo producido actualmente se inyectan y almacenan entre 0,3 y 0,4 toneladas de CO2 (tCO2), mientras que la combustión del petróleo libera 0,4 tCO2 a la atmósfera. La AIE estima que las operaciones destinadas a coexplotar la producción de petróleo y el almacenamiento de CO2 podrían llevar la utilización del CO2 a ~0,6 t CO2/bbl, o incluso a 0,9 tCO2 si la actividad se centra en el almacenamiento.  

Esto sugiere que la EOR puede tener un papel importante durante las fases iniciales del desarrollo de las tecnologías de CCUS, especialmente porque los ingresos petroleros de la EOR compensan parte del coste asociado al almacenamiento de CO2, haciéndolo económicamente viable. 

El informe estima que la adopción de la EOR en toda la región de la CEPE requeriría precios de suministro de CO2 superiores a 60 dólares/tCO2 cuando los precios del petróleo sean del orden de 50 dólares/bbl. 

Se necesitan mecanismos financieros adecuados 

El informe aboga por el desarrollo de políticas apropiadas que puedan apoyar el rápido despliegue de las tecnologías de CCUS en la región. Las instituciones multilaterales, como la CEPE, son esenciales para el desarrollo de un marco político que facilite la cooperación interregional y garantice los compromisos medioambientales a largo plazo de la industria y los gobiernos. El enfoque propuesto se basaría en un sistema de certificación de unidades de almacenamiento de carbono comercializables, cada una de las cuales representaría una tonelada de CO2 almacenada de forma segura en un depósito geológico. El comercio de estas unidades apoyaría el despliegue de las tecnologías de CCUS y crearía mecanismos de mercado para la mitigación del cambio climático. 

Los expertos son conscientes del conocimiento incompleto del potencial de almacenamiento y de las escasas medidas políticas de apoyo a las tecnologías de CCUS. "Necesitamos realizar una evaluación en profundidad de las cuencas adecuadas para el almacenamiento de CO2 que se base en una definición clara y aceptada a nivel mundial del potencial de almacenamiento. Necesitamos políticas inteligentes y novedosas para apoyar el despliegue de las tecnologías de CCUS en la región", afirmó el autor principal del informe y experto en CCUS, Wolfgang Heidug.  

"Este informe pone de manifiesto el papel fundamental que desempeña la CEPE en la movilización de los países para que hagan realidad la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y pongan en marcha la recuperación ecológica que necesitamos. También necesitamos urgentemente un mayor apoyo político de los Estados miembros para aprovechar esta investigación inicial", ha declarado la Secretaria Ejecutiva de la CEPE, Olga Algayerova.  

"Esta investigación es una adición bienvenida al creciente interés mundial por el almacenamiento de carbono. Las naciones deben trabajar ahora más allá de sus fronteras para apoyar a grupos de almacenamiento y fomentar la cooperación este-oeste antes de que sea demasiado tarde", dijo Jim Robb, presidente del Grupo de Expertos en Sistemas Eléctricos más Limpios de la CEPE y presidente y director general de la North American Electric Reliability Corporation (NERC). 

If you wish to subscribe to the UNECE Weekly newsletter, please send an email to:  unece_info@un.org

United Nations Economic Commission for Europe

Information Unit

Palais des Nations, 

CH-1211 Geneva 10, Switzerland

Tel.: +41 (0) 22 917 44 44

Fax: +41 (0) 22 917 05 05

Email: unece_info@un.org

Reproduction is permitted provided that the source is acknowledged.